domingo, 13 de noviembre de 2011

Stephen Hawking: Los agujeros negros son máquinas del tiempo



Viajes en el tiempo hacia el futuro. Esta idea fue propuesta por primera vez por Albert Einstein hace 100 años. Se dio cuenta de que debe haber lugares donde el tiempo se ralentiza, y otros donde el tiempo se acelera. Tenía toda la razón y la prueba está justo encima de nuestras cabezas, en el espacio.

Este es el Sistema de Posicionamiento Global, o GPS. Una red de satélites en órbita alrededor de la Tierra. Los satélites hacen que la navegación por satélite sea posible. Pero también revelan que el tiempo corre más rápido en el espacio de lo que se establece en la Tierra. Dentro de cada nave hay un reloj muy preciso. Pero a pesar de ser tan exacto, ellos ganan en torno a un tercio de una billonésima parte de un segundo todos los días. El sistema tiene que corregir la deriva, de lo contrario la pequeña diferencia podría alterar todo el sistema, haciendo que todos los dispositivos GPS de la Tierra se corrienran unos seis kilómetros al día. Usted puede imaginar el caos que ello causaría.

El problema no radica en los relojes. El tiempo corre más rápido en el espacio que lo que lo hace en la tierra. Y la razón de este extraordinaria efecto es la masa de la Tierra. Einstein se dio cuenta que la materia prolonga el tiempo y que se hace más lento hacia abajo, como la parte lenta de un río. Cuanto más pesado sea el objeto, más se prolongará el tiempo. Y esta realidad sorprendente es lo que abre la puerta a la posibilidad de viajar en el tiempo

Justo en el centro de la Vía Láctea, 26.000 años luz de nosotros, se encuentra el objeto más pesado en la galaxia. Es un agujero negro supermasivo que contiene la masa de cuatro millones de soles aplastado en un solo punto por su propia gravedad. Cuanto más uno se acerque al agujero negro, más fuerte será la gravedad.Muy cerca y ni siquiera la luz puede escapar. Un agujero negro como éste tiene un dramático efecto en el tiempo, disminuyendo mucho más que en cualquier otro lugan en la galaxia. Eso hace que sea una máquina del tiempo natural.

Me gusta imaginar cómo una nave espacial podría tomar ventaja de este fenómeno, orbitándolo. Si una agencia espacial estubiera controlando la misión desde la Tierra, observaría que cada órbita completa duraría 16 minutos. Pero para la gente valiente de a bordo, cerca de este objeto masivo, el tiempo sería más lento. Y ahí el efecto sería mucho más extremo que con la atracción gravitacional de la Tierra. El tiempo de la tripulación se desaceleraría a la mitad. Por cada órbita de 16 minutos de la Tierra, ellos sólo experimentarían ocho minutos de tiempo.

Dando vueltas y vueltas en ese lugar, experimentando sólo la mitad del tiempo de las personas lejos del agujero negro, la nave y su tripulación estaría viajando a través del tiempo. Imagínese que dan vueltas al agujero por cinco de sus años. Diez años pasarían en la Tierra. Al llegar a casa, todos en la Tierra habría envejecido cinco años más de lo que ellos lo harían hecho.

Así que un agujero negro supermasivo es una máquina del tiempo. Pero, por supuesto, esto no exacto en la práctica. Tiene ventajas sobre los agujeros de gusano, ya que no provoca paradojas. Además de que no se destruirá a sí mismo en un destello de retroalimentación.Pero es muy peligroso. Es muy lejos y no nos lleva muy lejos en el futuro.

Afortunadamente hay otra forma de viajar en el tiempo. Y esto representa nuestra última y mejor esperanza de construir una máquina del tiempo real.

1 comentario: