jueves, 10 de marzo de 2016

De donde provienen las aguas de los Oceanos?.-


Siempre que hablamos de volcanes, de inmediato, su relación nos lleva de manera pronta a pensar en catástrofes, nubes tóxicas, magma y en general, a la destrucción de poblados aledaños a estos. Pero hoy, los invito a adentrarnos a una historia distinta, desconocida, una en la cual, quizás estos sean los precursores de todo lo que relacionamos con la vida,  nuestros océanos y por cierto la vida misma.
Toda una hipótesis, basada en innumerables estudios existentes, investigaciones propias y claro ejercicios realizados por mi persona y que me han llevado a una conclusión que para mi es mas que clara y hacia donde apunta la verdadera respuesta, quizás con pequeños matices de cambio, pero de un fondo claramente similar, echando por tierra otras teorías.


 

El Comienzo.-

Nuestra historia comienza hace unos 4.600 millones de años atrás, cuando  una  nébula comenzó a girar y a contraerse por los efectos de la gravitación, hasta formar nuestro sistema solar, en donde nacen,   nuestro SOL , los planetas y por cierto el nuestro, la tierra.

 
En ese tiempo, nuestro planeta debió ser una roca caliente con una atmosfera primogénita muy diferente a la que conocemos hoy ,  su superficie era constantemente bombardeada por  pequeños trozos de rocas que aun quedaban girando del disco de acreación  y de los protoplanetas que no alcanzaron a formarse  en estructuras mayores, quizás debamos decir que en este  planeta ardiendo, la diferenciación hierro cobalto y níquel se constituyeron en nuestro núcleo, junto con otros metales como los sidrófilos, la materia más ligera, la sílice, el carbono y elementos como el grafito, diamante, el azufre elemental y selenio, combinados con los metales como los calcófilos fueron formaron la corteza, en definitiva, la superficie terrestre, todo esto junto con los metales alcalinos, o los llamados litófilos; por su afinidad con el oxígeno para formar minerales.
Los elementos gaseosos y también las moléculas volátiles que abundaban en la tierra en esos tiempos, quedaron ocluidos en el interior del planeta y poco a poco fueron saliendo a la superficie en forma de violentas y sucesivas explosiones volcánicas.


Casi con toda seguridad, la atmósfera del planeta primitivo, estuvo constituida mayoritariamente por ese gas primordial que dio Orión al sistema solar, me refiero al Hidrógeno, pero, siendo un gas muy ligero junto al helio, prontamente fueron escapándose de la acción gravitatoria de la atmósfera, quedando en esta, gases más pesados, quizás grandes cantidades de amoniaco, metano y vapor de agua.

Allí, de seguro las placas tectónicas se iban desplazando a velocidades mucho mayores que las de ahora, y la subducción de una capa bajo otra iba produciendo grandes volcanes por  donde se iba liberando grandes cantidades de energía que se mantenían almacenadas en su interior, pero no solo eso, bajo la superficie también se encontraban grandes cantidades de hielo y vapor de agua acretado producto de la gravitación de los primeros momentos de formación del planeta.

Con el tiempo, estos volcanes de varios kilómetros de diámetro comenzaron a vomitar no solamente material piroclactico sino también agua y vapor de agua que fue con tal fuerza y cantidad, que fueron formando verdaderos mares a su alrededor, uno tras otro, debiendo haber miles de estos repartidos por  casi todo nuestro planeta, día a día,  por siglos y siglos,  pero fuera allí afuera, una lluvia poco usual nos arremetía, eran pequeños cometas y asteroides que caían a nuestro planeta, quizás como pequeños mensajeros, también nos traían algo, hielo y agua. Pasado el tiempo, todo este proceso fue llenando gran parte de nuestra superficie de agua, haciendo que todos esos mares formados por la gran actividad volcánica fueran uniéndose unos a otros hasta llegar a formar lo que hoy conocemos como los océanos.

Quizás una especie de diluvio, donde millares de lluvias y emanaciones de agua y vapor iban cubriendo y enfriando esta roca que ya no era incandescente.

Pero no solo agua o vapor emanaba de sus bocas, también moléculas orgánica, fosforo, calcio y por cierto aquel vital elemento para nosotros que es el oxígeno, aunque en un porcentaje muy reducido, todo esto fue fluyendo por las aguas pero también formando parte de las nubes que se formaban y que se desplazaban por los sectores secos y las zonas más altas del planeta, allí y luego de la condensación, comenzaros a caer a  la tierra en forma de lluvias que con el correr del tiempo fueron creando la vegetación, en los picos más altos, formaron los hielos dulces.

Ya pasado un tiempo y con todo el material  liberado, las grandes ollas volcánicas, pasaron a ser submarinas y por cierto a formar parte de un cuasi periodo de hibernación, en donde hoy yacen la mayoría de estos mega volcanes submarinos, que con una presión creada del agua de casi 250 veces la presión atmosférica, el agua de mar difícilmente los dejaría vomitar nuevamente y todo lo contrario al menor indicio su lava se apaga y sus flujos se convierten en vidrio

De todo aquello, aun quedaran sus huellas, todo aquello asociado a los ecosistemas que  los rodean, los respiraderos hidrotermales o fumarolas negras ubicadas en las dorsales oceánicas de todo el mundo.

Monstruos de la antigüedad o quizás,  los verdaderos afluentes de la vida.


 

Hoy día nuestro planeta muestra una superficie muy diferente a la que tuvo en la antigüedad, con tan solo una cuarta parta parte de su superficie como terreno a la vista, nos esconde sus otras tres cuartas partes bajo sus océanos, si pudiésemos sacar las aguas de estas, observaríamos gigantescos valles, con montañas más altas que el mismo monte Everest y acantilados como el de las marianas de alturas de casi 10 kilómetros, en resumen, toda una geografía diferente y desconocida, que de seguro no llevarían a remontarnos a esos primeros tiempos en donde nuestro sol se encontraba rodeado de un anillo solar compuesto por todo el material sólido y  gaseoso que de apoco se fue alejando y dispersando hasta formar lo que conocemos hoy.

Como antecedente importante, podemos destacar que hoy contamos con un mapa detallado del fondo de nuestro océano realizado por sondas espaciales, en donde se muestran la geografía submarina vaciada, allí se puede apreciar que se mantienen en la actualidad más de 5.000 volcanes activos y miles más pasivos, estos, repartidos por todos los lechos oceánicos formando y entrelazando verdaderos cordones volcánicos en las dorsales oceánicas.

La cantidad de volcanes submarinos proporcionalmente a los terrestres es inmensamente superior y por tanto uno de los sustentos a la hipótesis de los formadores de océanos, pues la poca cantidad de volcanes terrestres haría inviable el poder formar y entrelazar mares u  océanos y mantener agua líquida en un planeta con una atmosfera más caliente como fue en el pasado.

Otro antecedente importante es el aportado por un estudio de simulación realizado para estudiar la historia del hielo del Sistema Solar, este como conclusión llego a que una fracción significativa del agua de nuestro sistema solar es más antigua que nuestro sol, es decir, que el agua estaba en la nébula antes de la formación del sistema solar, el estudio de la Universidad de Michigan (EE UU)– se centró en el hidrógeno y su deuterio más pesado (un isótopo estable del hidrógeno).

Los isótopos son átomos de un mismo elemento que tienen el mismo número de protones pero un número diferente de neutrones. La diferencia de masas entre isótopos da lugar a diferencias sutiles en su comportamiento durante las reacciones químicas. Como resultado, la proporción de hidrógeno a deuterio en las moléculas de agua puede mostrar a los científicos las condiciones bajo las cuales se formaron las moléculas. 

Los investigadores crearon modelos que simulaban un disco protoplanetario en el que todo el deuterio del hielo había sido eliminado por el proceso químico, por lo que el sistema tenía que volver a empezar "de cero" en la producción de hielo con deuterio. Lo hicieron con el fin de ver si el sistema puede llegar a las proporciones de deuterio e hidrógeno que se encuentran en las muestras de meteoritos, el agua del océano de la Tierra, y los cometas. Encontraron que no era capaz, lo que les reveló que al menos una parte del agua en nuestro propio Sistema Solar tiene un origen en el espacio interestelar y es anterior al nacimiento del sol.  Eso a la vez presupone que abundante materia orgánica helada interestelar se debería encontrar en todos los sistemas planetarios jóvenes", se concluye.

Y por último digamos que de la presencia del agua en todas partes de nuestro universo ya se tienen pruebas y una de estas es el encuentro  de un cuerpo de agua tan inmenso, que es equivalente a 140 millones de millones de veces mayor a toda el agua contenida en todos los océanos de la Tierra.

 
Las reservas mayores de aguas dulces en nuestro planeta son subterráneas y se encuentran aún almacenadas bajo la corteza del planeta, de la cantidad aun no tenemos certeza, por la dificultad de medir el manto freático y realizar predicciones fiables de disponibilidad y asignaciones juiciosas de agua, pero lo cierto es que deben ser los rezagos de las masas  liberadas posterior al proceso de formación de los océanos, hoy la duda se debería centrar en conocer si esta, será dulce o salada.

Por tanto y de acuerdo a todos los antecedentes entregados, podríamos pensar que el agua ya se encontraba repartido en la nebulosa antes de la formación del sistema solar y que una vez formado este, gran parte de este elemento fue absorbido e incorporado por los diferentes cuerpos en formación como cometas, asteroides y planetas rocosos como el nuestro, en el que este elemento quedo ocluido en las capas interiores que se encontraban mucho mas frías que la superficie y que posteriormente fueron vomitadas por una gran cadena de volcanes que se comenzaron a formar en una especie de cordón.

 Esta hipótesis no descarta la formación del agua por procesos químicos posterior al proceso de formación de los cuerpos del sistema solar ni tampoco a un posible bombardeo de cometas y pequeños asteroides  sobre nuestro planeta que podrían haber traido este elemento, pero si, deja abierta la posibilidad de que la importancia de estos procesos últimos sean de poca relevancia cuando hablamos del volumen de las aguas de nuestro planeta y en cambio nos entrega una fuente mucho mas real de donde se nutrio el planeta de este vital elemento.

Hoy y de acuerdo a lo descrito, podemos suponer que si el agua se encuentra repartida por todos lados en el Universo y en especial en las nebulosas, cunas de la formación de los sistemas solares, entonces planetas como el nuestro, con agua, deben abundar por todas partes.
 
Abdel Majluf Agüero
Cosmólogo.
 

 

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Los rayos cósmicos afectan a la habitabilidad en exoplanetas

Los rayos cósmicos bombardean constantemente la Tierra desde el espacio exterior. Este tipo de partículas energéticas podría limitar la vida, tal y como la conocemos, en otros planetas.

Más de un siglo tras su descubrimiento, los rayos cósmicos continúan confundiendo a los científicos. Estas partículas subatómicas y cargadas viajan por el espacio casi a la velocidad de la luz, algunas incluso con energías hasta 100 millones de veces mayores que las que se obtienen en los más potentes aceleradores de partículas terrestres. Se piensa que son núcleos atómicos, la gran mayoría protones o núcleos de hidrógeno.
Cuando impactan contra la atmósfera terrestre generan una  lluvia de otras partículas, incluyendo muones, que son esencialmente versiones más pesadas que sus primos los electrones. Algunas llegan a alcanzar la superficie terrestre, pudiendo dañar la vida en la superficie y en los océanos. Los muones pueden llegar a penetrar hasta cientos de metros bajo la superficie de un planeta.
Los científicos están investigando cómo los rayos cósmicos podrían influir en la habitabilidad de otros mundos. Los cientos de exoplanetas descubiertos durante las últimas dos décadas han abierto la posibilidad de que algunos de ellos pudieran ser el hogar de vida extraterrestre. El interés se está centrando en aquellos mundos que se encuentran en la zona habitable, donde recibirían suficiente calor como para poseer superficies que puedan mantener agua líquida; en la Tierra prácticamente hay vida en todos los lugares donde hay agua líquida.
Es por ello que el nivel de radiación que recibe un planeta controla, en parte, su habitabilidad. Aunque un planeta recibe muchos menos rayos cósmicos que radiación procedente de su estrella, la energía media de los rayos cósmicos es mucho más grande que la que poseen los fotones y protones emitidos desde las estrellas, por lo que es crítico estudiar mejor sus efectos.
Según Dimitra Atri, físico en el Instituto de Ciencias Espaciales Blue Marble, una institución sin ánimo de lucro con una red de científicos a lo largo del planeta: “si la dosis es muy alta, entonces la vida como la conocemos no podría existir”
Los científicos se han concentrado ahora en dos factores que podrían influir en la dosis de rayos cósmicos que alcanzan a la superficie de los planetas: la potencia de su campo magnético y la profundidad de su atmósfera.
“Comencé a pensar en este problema al fijarme en Marte y la Tierra, que son planetas vecinos, pero mientras que en la Tierra ha prosperado la vida en Marte no observamos que haya ocurrido lo mismo. ¿Por qué? El principal factor es que en Marte hay un elevado nivel de radiación, puesto que su atmósfera es muy tenue, comparándola con la terrestre, y no posee un campo magnético que pueda protegerlo de los rayos cósmicos. Así que me pregunté qué posibles escenarios intermedios podrían existir entre ambos extremos”, nos dice Atri.
Los investigadores simularon planetas donde los campos magnéticos variaban desde uno de tipo terrestre hasta otros sin campo alguno, y con atmósferas de tipo terrestre o hasta diez veces la terrestre.
“Sabemos que el campo magnético terrestre nos protege de los dañinos rayos cósmicos, y pensamos que los campos magnéticos tendrían que ser el principal factor de control de la dosis de radiación superficiales”
Inesperadamente, “encontramos que el grosor de la atmósfera planetaria tiene mucha mayor importancia a la hora de limitar la dosis de radiación”, cuenta Atri. “Si cogieras la Tierra y eliminaras completamente el campo magnético, la dosis de radiación se duplicaría. Esto es un gran incremento, pero no suficiente como para que notáramos los efectos. Sin embargo, manteniendo el campo magnético y disminuyendo la atmósfera a la décima parte, la dosis se incrementaría en dos órdenes de magnitud”.

Los minerales terrestres serán comunes en otras exotierras

Los planetas rocosos con composición mineralógica similar a la terrestre pueden ser mucho más abundantes que el resto de planetas con superficies más exóticas.

En un reciente estudio sobre la evolución química de nuestra galaxia, elaborado por la Universidad de Hull, se ha determinado que los compuestos básicos para la formación de rocas y minerales como los terrestres son ubicuos en toda la Vía Láctea.
Se cree que los minerales compuestos por carbono, oxígeno, magnesio y silicio conforman el paisaje de los exoplanetas rocosos que se forman en torno a estrellas como la nuestra. Pequeñas diferencias en la composición mineralógica de estos planetas podrían tener efectos importantes sobre la tectónica de placas y la forma en que se calienta y enfría su superficie, pudiendo afectar en gran medida a su habitabilidad.
Hasta ahora se pensaba que podrían existir tres tipos distintos de planetas rocosos: los parecidos al nuestro (ricos en silicatos), los planetas carbonosos y los planetas ricos en magnesio.
Se cree que la proporción de los elementos químicos terrestres ha podido ser la más apropiada para el surgimiento de la vida. Planetas con mucho contenido en carbono, por ejemplo, terminarían teniendo superficies más parecidas al grafito de nuestros lápices que a los paisajes a los que estamos acostumbrados en la Tierra.
Los investigadores diseñaron una sofisticada simulación informática de la evolución química de nuestra galaxia, que resultó en una exacta recreación de la composición química de la Vía Láctea, tal y como la conocemos en la actualidad. Este modelo ha permitido examinar detalladamente los procesos químicos de la formación de planetas. Los resultados obtenidos han sido sorprendentes.
“¡Pensábamos que el modelo era incorrecto!”, cuenta uno de los científicos. “Todo encajaba tan exactamente a la perfección que nos pareció sorprendente la alta proporción de planetas parecidos a la Tierra que se formaban en nuestra galaxia simulada.” Y es que se esperaba que tan  sólo un tercio de los planetas rocosos tuviera una composición parecida a la terrestre.
No todos estos planetas serán exactamente como la Tierra, con condiciones que permitan que el agua líquida fluya por su superficie. Sólo hay que fijarse en Marte y Venus para comprender de qué diferentes maneras pueden llegar a evolucionar los planetas terrestres. Sin embargo, si sus constituyentes son similares a los planetas rocosos del sistema solar será mucho más probable que se formen gemelos terrestres.
Y esta probabilidad es ahora tres veces mayor de lo que se pensaba

Homo naledi: nuestro nuevo pariente

Artículo publicado el 10 de septiembre de 2015 en el Instituto Max Planck
Los investigadores descubren una nueva especie de fósil humano en una gruta de Sudáfrica.
El 10 de septiembre se anunció el descubrimiento de una nueva especie pariente de los humanos por parte de la Universidad de Witwatersrand, la National Geographic Society y el Departamento Sudafricano de Ciencia y Tecnología / Fundación Nacional de Investigación (DST/NRF). Además de arrojar nueva luz sobre los orígenes y diversidad de nuestro género, la nueva especie, el Homo naledi, parece haber depositado intenacionadamente los cuerpos de sus fallecidos en una remota cámara de una cueva, un comportamiento que anteriormente se pensaba que estaba limitado a los humanos. Los investigadores del Instituto Max Planck para Antropología Evolutiva en Leipzig, Alemania, tomaron parte en la investigación.
homo Naledi copy
Homo naledi Crédito: John Bavaro

Este descubrimiento, que consta con más de 1550 elementos fósiles numerados, es el homínido fósil aislado de mayor tamaño encontrado en el continente africano. El descubrimiento inicial se realizó en 2013 en una cueva conocida como Rising Star en el Yacimiento del Legado del Mundo Cuna de la Humanidad, a unos 50 kilómetros al noroeste de Johannesburgo, en Sudáfrica, por parte de científicos de la Universidad de Wits y espeleólogos. Los fósiles yacen en una cámara a aproximadamente 90 metros de la entrada de la gruta, accesible sólo a través de un conducto tan estrecho que se necesitó un equipo especial de individuos muy delgados para recuperarlos.
Por el momento, el equipo ha recuperado partes de, al menos, 15 individuos de la misma especie, una pequeña fracción de los fósiles que se cree que quedan en la cueva. “Con casi cada hueso del cuerpo representado múltiples veces, Homo naledi es ya el miembro fósil mejor conocido de nuestro linaje”, dice el director del equipo Lee Berger, profesor investigador en el Instituto de Estudios Evolutivos en la Universidad de Witwatersrand y explorador residente en National Geographic, quien dirigió las dos expediciones que descubrieron y recuperaron los fósiles. “Éste es un hallazgo tremendamente significativo”, señala Terry Garcia de National Geographic Society que proporcionó un apoyo fundamental al proyecto.
H. naledi toma su nombre de la cueva Rising Star (Estrella ascendente) — “naledi” significa “estrella” en el lenguaje local de Sesotho. “En general, Homo naledi tiene el aspecto de unos de los miembros más primitivos de nuestro género, pero también tiene unos rasgos sorprendentemente humanos, lo suficiente como para garantizarle un lugar en el género Homo”, apunta John Hawks de la Universidad de Wisconsin, en Madison, Estados Unidos. “Homo naledi tenía un cerebro minúsculo, aproximadamente del tamaño de una naranja de tamaño mediano, situado sobre un cuerpo muy delgado”. La investigación demuestra que un Homo naledi promedio tenía una altura aproximada de 1,5 metros y pesaba unos 45 kilogramos.
Los dientes se describen en los artículos como similares a los de los miembros más antiguos de nuestro género, tales como el Homo habilis, así como la mayor parte de rasgos del cráneo. “Una variedad de aspectos de los dientes, tales como los premolares inferiores multi-cúspide, son primitivos para nuestro género, y destacan la naturaleza antigua de la especie”, explica Matthew Skinner de la Universidad de Kent en el Reino Unido, y el Instituto Max Planck para Antropología Evolutiva en Leipzig, Alemania. Los hombros, sin embargo, son más similares a los de los simios. “Las manos sugieren capacidad para usar herramientas”, comenta Tracy Kivell de la Universidad de Kent en el Reino Unido, y el Instituto Max Planck para Antropología Evolutiva en Leipzig. “Sorprendentemente, Homo naledi tiene unos dedos extremadamente curvados, más curvados que ninguna otra especie de homínido antiguo, lo que claramente demuestra capacidad para escalar”.
Esto contrasta con los pies de Homo naledi, que son “virtualmente indistinguibles de los de un humano moderno”, señala William Harcourt-Smith del Lehman College, CUNY, y el Museo Americano de Historia Natural. Esto, combinado con sus largas piernas, sugiere que la especie estaba bien equipada para caminar largas distancias. “La combinación de rasgos anatómicos de Homo naledi lo distingue de cualquier otra especie conocida”, añade Berger.
Tal vez lo más notable sea que el contexto del hallazgo ha llevado a los investigadores a concluir que este homínido de aspecto primitivo pudo haber dispuesto intencionadamente los cadáveres, un comportamiento que normalmente se consideraba único en los humanos. Los fósiles, que constan de bebés, niños, adultos, e individuos ancianos, se hallaron en una cámara profunda que el equipo ha bautizado como Cámara Dinaledi, o “Cámara de las Estrellas”, en Sesotho. Esta sala “siempre ha estado aislada de otras cámaras y nunca ha estado abierta directamente a la superficie”, señala Paul Dirks de la Universidad James Cook en Australia. “Lo importante que tenemos que comprender es que los restos se encontraron prácticamente solos en esta remota cámara en ausencia de ningún otro gran fósil de animal”.
Tan remoto era el lugar que de los más de 1550 elementos fósiles recuperados, sólo aproximadamente una docena no eran homínidos, y estas piezas eran restos aislados de ratones y aves, lo que significa que la cámara atrajo a algunos visitantes accidentales. “Tal situación no tiene precedente en el registro homínido fósil”, apunta Hawks. El equipo señala que los huesos no contienen marcas de carroñeros o carnívoros, ni ninguna otra señal de que agentes no homínidos, o incluso procesos naturales tales como cursos de agua, transportasen a estos individuos a la cámara. “Exploramos todos los escenarios alternativos, incluyendo una muerte en masa, un carnívoro desconocido, el transporte mediante agua desde otra localización, o una muerte accidental en una trampa, entre otros”, explica Berger. “Al examinar cada opción, nos dejó la disposición intencionada de cuerpos por parte Homo naledi como el escenario más plausible”.
El material fósil se recuperó en dos expediciones llevadas a cabo en noviembre de 2013 y marzo de 2014, conocidas como las Expediciones Rising Star. En la expedición inicial, a lo largo de un periodo de 21 días y más de 60 científicos y espeleólogos trabajando juntos en lo que Marina Elliott, una de las científicas de la excavación, describe como “algunas de las condiciones más difíciles y peligrosas jamás halladas en la búsqueda de orígenes humanos”. Elliott fue una de las seis mujeres seleccionadas como “astronautas bajo tierra” a partir de un conjunto global de candidatos después de que Berger realizase una llamada a través de las redes sociales buscando científicos/espeleólogos con experiencia que pudiesen pasar por la abertura de la cueva, de 18 centímetros de anchura. Las redes sociales continuaron desempeñando un papel importante en el proyecto, dado que el equipo compartió el progreso de la expedición con una gran audiencia entre el público general, alumnos de colegio, y científicos.
Los fósiles se analizaron en un único taller en mayo de 2014. Más de 50 científicos con experiencia, incluyendo a 35 investigadores que iniciaban su carrera, se unieron en este estudio para analizar y estudiar este tesoro de fósiles, y escribir los artículos científicos. “Esta fue la primera vez en el campo de la paleoantropología que se han estudiado fósiles humanos de este modo, y fue una experiencia increíble y productiva”, comenta Kivell, que asistió al taller junto con Skinner.
Aún quedan muchos restos por descubrir en la gruta Rising Star. “Esta cámara no ha desvelado todos sus secretos”, señala Berger. “Quedan, potencialmente, cientos, si no miles, de restos de Homo naledi allí abajo”.

Cassini encuentra un océano global en Encélado

Artículo publicado el 15 de septiembre de 2015 en NASA
Un océano global subyace bajo la helada corteza de Encélado, la luna geológicamente activa de Saturno, de acuerdo con una nueva investigación que usa datos de la misión Cassini de la NASA.
Los investigadores encontraron que la magnitud del ligerísimo temblor de la luna, que se produce al orbitar a Saturno, sólo puede explicarse si la capa exterior de hielo no está helada en su interior, lo que significa que debe haber presente un océano global.
Corte de Encélado
Corte de Encélado Crédito: NASA/JPL Caltech

El hallazgo implica que el fino rocío de vapor de agua, partículas de hielo, y moléculas orgánicas simples que ha observado Cassini procedente de las grietas cercanas al polo sur de la luna, están alimentadas por esta vasta reserva de agua líquida. La investigación se presenta en un artículo publicado esta semana en la revista Icarus.
Los anteriores análisis de los datos de Cassini sugerían la presencia de una masa de agua, o mar, en forma de lente por debajo de la región del polo sur de la luna. Sin embargo, los datos gravitatorios recopilados durante las distintas pasadas de la nave sobre la región polar apoyan la posibilidad de que el mar pueda ser global. Los nuevos resultados, derivados usando una línea independiente de pruebas basadas en imágenes de Cassini, confirma que éste es el caso.
“Éste era un problema complejo que requirió años de observaciones, y cálculos que implican un variado conjunto de disciplinas, pero tenemos confianza en que por fin dimos con ello”, comenta Peter Thomas, miembro del equipo de imágenes de Cassini en la Universidad de Cornell en Ithaca, Nueva York, y autor principal del artículo.
Los científicos de Cassini analizaron más de siete años de imágenes de Encélado tomadas por la nave, que ha estado orbitando a Saturno desde mediados de 2004. Cartografiaron en detalle las posiciones de los rasgos geológicos de Encélado, principalmente cráteres, a través de cientos de imágenes para medir los cambios en la rotación interna de la luna con una precisión extrema.
Como resultado encontraron que Encélado tiene un minúsculo, pero medible, temblor en su órbita alrededor de Saturno. Debido a que la luna helada no es perfectamente esférica, y dado que se desplaza más rápida o más lentamente durante distintas partes de su órbita, el planeta gigante sacude sutilmente a Encélado durante su rotación.
El equipo acopló sus medidas de este temblor, llamado libración, a distintos modelos de cómo podría estar compuesto en interior de Encélado, incluyendo unos en los que la luna estaba helada desde la superficie hasta el núcleo.
“Si la superficie y el núcleo estuviesen conectados de forma rígida, el núcleo proporcionaría un peso muerto suficiente para que el temblor fuese mucho menor del observado”, explica Matthew Tiscareno, científico del Instituto SETI que participa en Cassini, y coautor del artículo. “Esto demuestra que debe haber una capa global líquida que separe la superficie del núcleo”, comenta.
El mecanismo que podría haber evitado que el océano de Encélado se congelase, aún es un misterio. Thomas y sus colegas sugieren algunas ideas para futuros estudios que podrían ayudar a resolver la cuestión, incluyendo la sorprendente posibilidad de que las fuerzas de marea debidas a la gravedad de Saturno pudiesen estar generando mucho más calor de lo que anteriormente se pensaba en el interior de Encélado.
“Éste es un gran avance acerca de lo que conocemos sobre la luna, y demuestra el tipo de descubrimientos de gran calado que pueden hacerse con misiones orbitales de larga duración en otros planetas”, señala la coautora Carolyn Porco, directora del equipo de imágenes de Cassini en el Instituto de Ciencia Espacial (SSI) en Boulder, Colorado, y profesora visitante en la Universidad de California en Berkeley. “Cassini ha sido un ejemplo a este respecto”.
El lento desarrollo de la historia de Encélado ha sido uno de los grandes triunfos de la larga misión de Cassini a Saturno. Los científicos detectaron inicialmente señales de la pluma helada de la luna a principios de 2005, y prosiguieron una serie de descubrimientos sobre el material que se escapa de las cálidas grietas cerca del polo sur. Anunciaron sólidas pruebas de mares regionales en 2014 y, más recientemente, en 2015, compartieron resultados que sugerían una actividad hidrotermal en el lecho oceánico.
Cassini tiene previsto hacer un sobrevuelo cercano de Encélado el próximo 28 de octubre, en la que será la inmersión más profunda de la misión en la pluma de material helado de la luna. La nave pasará a apenas 49 kilómetros (30 millas) sobre la superficie de la luna.

Resuelto el misterio de la supernova superluminosa .

Ilustración esquemática de cómo una lente gravitatocional amplifica el brillo de la supernova PS1-10afx. / Kavli IPMU
El año pasado se informó del descubrimiento de una supernova tan brillante que dejó perplejos a los científicos, porque nunca se había visto nada igual. Investigadores de la Universidad de Tokio (Japón) aclaran esta semana en Science que en realidad se vio tan luminosa por la presencia de una galaxia delante que actuó como ‘lupa’ o lente gravitacional.

En 2010 se descubrió la existencia de PS1-10afx, la supernova o explosión estelar más luminosa de su clase. En 2013 se informó a la comunidad científica internacional y desde entonces ha habido una fuerte controversia sobre el origen de su brillo excepcional –30 veces más de lo previsto– y ha llevado al planteamento de dos hipótesis.

Por una parte, algunos investigadores concluyeron que se trataba de un nuevo tipo de supernova extrabrillante desconocida hasta la fecha. Sin embargo, otro grupo sostenía que era una supernova normal del tipo Ia –con líneas de absorción características para elementos como el silicio–, pero magnificada por una lente gravitacional como un agujero negro u otro objeto supermasivo cercano.


Esta segunda hipótesis es la correcta, de acuerdo al estudio que investigadores del Instituto Kavli de la universidad japonesa de Tokio publican en la revista Science. “El equipo que la descubrió propuso que era un tipo de supernova no predicha por la teoría, pero observamos que PS1-10afx era diferente cada día, que evolucionaba demasiado rápido y se hacía cada vez más roja”, comenta Robert Quimby, el autor principal.

Esto les hizo pensar en la presencia de la lente gravitacional, una especie de gigantesca lupa que se genera cuando la luz procedente de un cuerpo lejano se curva alrededor de otro más próximo y masivo –como una galaxia–  situado entre el emisor y el receptor, la Tierra en este caso.

“Pensamos que el brillo excepcional de la supernova se genera por una lente asociada, pero no teníamos ninguna evidencia directa sobre su presencia, así que la explicación parecía que requería un poco de magia”, bromea Quimby, “una nueva física o lupa que no se ve ".

Los investigadores sospechaban que ese objeto intermedio debía seguir ahí aunque la supernova ya se hubiera desvanecido, así que para confirmar su existencia utilizaron los datos espectroscópicos facilitados por el telescopio Keck-I en Hawái (EE UU) para analizar las galaxias próximas a la supernova.

Dos juegos de líneas de emisión de gases
Si estaba en medio otro objeto durante la brillante explosión de PS1-10afx se esperarían ver dos juegos de líneas de emisión de gases en el espectro, y eso es justo lo que encontraron. De esta forma el equipo dedujo que hay otra galaxia justo en frente, en el ángulo correcto y la distancia justa para amplificar la luz de la supernova.

La lente gravitacional identificada es la primera con que se asocia firmemente a una supernova de tipo Ia, y según los autores, se perdió su rastro en los estudios anteriores debido a la potente luz de la explosión estelar.

Como el comportamiento de esta clase de supernovas sirve a los científicos para medir las distancias a galaxias remotas, el nuevo hallazgo también los puede servir de referencia para utilizar los futuros eventos de supernovas con lente en la medición de la expansión cósmica.

cred. astrofísica y física.

martes, 20 de enero de 2015

Graban en vivo misteriosos señales de radio procedentes del espacio a 5.500 millones de años luz

4.5K606105
. nasa.gov
Los llamados 'blitzar', el estallido de la radiación electromagnética, duran tan solo un milisegundo, pero producen tanta energía como el Sol en varios millones de años.
Emily Petroff, cientifico de l universidad Swinburne, en Melbourne (Australia), y uno de los miembros del equipo que monitoreó el fenómeno mediante radiotelescopios, sostiene que el origen de destello estaba cerca de la constelación Acuario. Esta revelación permite a los astrónomos excluir otras causas que hubieran podido generar la explosión, como brotes de rayos gamma y supernovas.
Aparte de los datos del observatorio han descubierto nuevas propiedades de esos destellos. Las olas de radiación electromagnética parecen ser polarizadas de manera circular y no lineal. Esto demuestra que estas ondas vibran en dos superficies planas.
Si se logra encontrar las fuentes de energía, que generan estos brotes, se podría calcular la densidad del medio interestelar. De conocer este valor, los astrónomos podrían resolver uno de los mayores enigmas del presente sobre cómo evolucionó el universo.

Descubren en el espacio 'partículas fantasma' de vida extraterrestre


.
Investigadores de la Universidad de Sheffield y del Centro de Astrobiología de la Universidad de Buckingham, afirman que la estructura espectral denominada 'partículas fantasma' o 'globos de vida' podría contener extraños organismos microscópicos. 

Las muestras fueron recolectadas por los globos enviados a la estratosfera, a 27 kilómetros por encima de la atmósfera de la Tierra, para examinar los desechos espaciales.
Según el investigador Milton Wainwright, los resultados del estudio han demostrado que las partículas, similares a un pañuelo de gasa con el ancho de un cabello humano descubiertas en el polvo obtenido de la estratosfera, son biológicas.
"Podemos especular que en el entorno espacial esta 'partícula fantasma' es un globo viviente que un organismo microscópico alienígena podría inflar con algo más ligero que los gases de aire, permitiendo que flote en el aire o en el mar de un entorno espacial desconocido", dijo Wainwright.

domingo, 28 de diciembre de 2014

Feliz Navidad Y Prospero Año Nuevo.-



Ha de ser una imagen que no necesita explicación alguna, pues al observarla, de inmediato, nos traslada hacia atrás en el tiempo y nos ubica en el pueblito de Belén, allí, como en el momento exacto y a la espera del nacimiento del niño Jesus.
Que cosas pueden pasar con solo observar una imagen, quizás como cuando miramos una fotografía de nuestra infancia y de inmediato nos trae aquellos recuerdo de nuestra niñez y de la mano nos muestra los frágiles que somos......

Pues bien, hoy que estamos a las puertas de comenzar el año 2015, en donde a diario leemos y escuchamos hablar de nuestros logros y avances en lo tecnológico y científico, el observar esta imagen y luego levantar la vista al cielo en una noche estrellada, me devuelve a aquel momento, pues a pesar del tiempo transcurrido, el cielo se sigue viendo demasiado grande  y misterioso para nosotros.

Felices fiestas para todos.

De su amigo
Abdel Majluf

martes, 25 de noviembre de 2014

Diez planetas candidatos a albergar vida fuera del sistema solar.


Foto 1/10
Gliese 832 c. El exoplaneta ha sido descubierto por el equipo de astronautas encabezado por Robert Wittenmyer, en julio de 2014 . Su año dura unos 36 días, pero su IST es del 81%. Su temperatura media se ha calculado en 22 grados, y se encuentra a unos 16 años luz. Se estima que podría tener agua líquida. Su masa es 5,5 veces la de la Tierra.
© NASA




Foto 2/10
Gliese 667Cc. La 'Supertierra' Gliese 667 Cc, fue descubierta en noviembre de 2011. Se encuentra a unos 22 años luz de la Tierra y su masa es unas 4,5 veces mayor que la de nuestro planeta. Su Índice de Similitud con la Tierra (IST, por sus siglas en inglés), es del 84%, el mayor de todos los exoplanetas.
 
Foto 3/10
Kepler 283 c. Es uno de los dos planetas que orbitan la estrella Kepler 283. Es 1,8 veces mayor que la Tierra , su año dura 93 días. Los astronautas consideran que el planeta podría tener agua.


Foto 4/10
HD 40307 g. El exoplaneta fue descubierto en octubre de 2012 por el equipo de astrónomos dirigido por Mikko Tuomi, de la Universidad de Hertfordshire. Su masa es siete veces mayor que la de la Tierra. Los científicos consideran probable, aunque no confirmada, la existencia de agua en estado líquido y su viabilidad para sostener la vida.
Foto 5/10
Kapteyn b. Se trata de un exoplaneta que se encuentra a una distancia de 12.8 años luz del Sistema Solar, descubierta en 1897 por Jacobus Kapteyn, un astrónomo neerlandés conocido por sus estudios de la Vía Láctea. Su año dura 48 días terrestres. Los investigadores creen que el planeta podría estar cubierto con montañas.
Foto 6/10
Kepler 62 f. Se trata de un exoplaneta descubierto por la NASA en 2013. Esta ‘Supertierra’ se encuentra a 1200 años luz, y los astrónomos consideran que podría tener agua sobre su superficie. Algunos incluso piensan que estaría completamente cubierta por un enorme océano. Su masa equivale a tres de la Tierra y su año dura 267 días.
Foto 7/10
Kepler 22 b. Es el primer exoplaneta encontrado en la zona habitable (en la que un planeta podría tener agua). Fue descubierto en 2011 por el joven astrónomo venezolano Nelson Rivero. Está a 600 años luz de distancia y es 2,5 veces mayor que la Tierra. Se estima que la temperatura puede variar de unos 11 grados bajo cero a 22 grados sobre cero.
Foto 8/10
HD 85512 b. Es un planeta extrasolar a 35 años luz de distancia, 3,6 veces más grande que la Tierra. Se considera la ‘Supertierra’ que más se asemeja con las condiciones en la Tierra. Fue descubierto por Lisa Kaltenegger, la directora de investigación del Centro de Astrofísica Harvard. Se estima que podría tener agua y vida en su superficie.
Foto 9/10
Kepler 186 f. Es el primer planeta del tamaño de la Tierra. Fue descubierto por el telescopio Kepler de la NASA. Se encuentra a 490 años luz de distancia. Los científicos aseguran que se trata de una ‘Supertierra’ rocosa con posibilidades de tener agua. Su año dura 130 días y su temperatura es de unos 45 grados bajo cero.



Foto 10/10
Gliese 581 g. Es el exoplaneta más polémico, ubicado a 20 años luz de la Tierra. El descubrimiento fue anunciado a finales de 2010 y puesto en duda semanas después. De todos modos, sería el planeta con un ITS más alto que cualquier otro planeta conocido. Los investigadores consideran que es una ‘Supertierra’ rocosa de tamaño similar a la Tierra.
Cred. actulidad.rt



 

Sonda New Horizons a punto para su encuentro con Plutón.



"New Horizons está sana y navega silenciosamente a través de espacio profundo, pero su descanso casi ha terminado", dijo Alice Bowman, responsable de la misión citada por el portal 'IFL Science'.

"Es hora de que New Horizons despierte, vaya a trabajar y empiece a hacer historia", agregó.

Desde su lanzamiento en enero del 2006, la sonda ha tenido 18 períodos de hibernación separados entre 2007 y 2014, que variaron de 36 a 202 días.

En el modo de hibernación gran parte del ingenio espacial se queda sin alimentación; los sistemas imprescindibles de control de la sonda envían un solo tono cada semana a la Tierra. Durante ese modo los operadores 'la han despertado' solo para revisar los sistemas críticos, calibrar instrumentos, recopilar datos científicos, ensayar actividades para el encuentro con Plutón y realizar correcciones de rumbo.

Según la NASA, este sistema de hibernación ha limitado el desgaste de su electrónica, además de reducir los costos de operaciones. Pero el próximo 6 de diciembre New Horizons 'despertará de su último sueño', cuando estará a más de 260 millones de kilómetros.

Tras la puesta a punto de todos sus sistemas, las observaciones distantes del sistema Plutón comenzarán el 15 de enero y continuarán hasta finales de julio del 2015, con un enfoque más cercano al planeta el 14 de julio.

La misión de la sonda es conseguir una mejor comprensión de Plutón y sus lunas, así como hacer observaciones del Cinturón de Kuiper, una posible fuente de cometas de corto período. Los científicos de la NASA planean mapear la geología y composición de la superficie de este planeta enano, tomar imágenes de alta resolución de la atmósfera y medir las temperaturas de Plutón.

Cred. actualidad.rt

Revelan nuevos datos sobre la materia oscura



Investigadores de la Universidad de Granada, en su artículo publicado en la revista 'Physical Review Letters', indicaron que utilizaron las estrellas como laboratorios de física de partículas: a las altas temperaturas del interior estelar, los fotones pueden convertirse en axiones que escapan al exterior, llevándose energía.

"Esta pérdida de energía puede tener consecuencias, observables o no, en algunas fases de la evolución estelar", explicaron los autores del trabajo.

"En nuestro trabajo hemos realizado simulaciones numéricas (por computador) de la evolución de una estrella, desde su nacimiento hasta que agota en su interior el hidrógeno y posteriormente el helio, incluyendo los procesos de producción de axiones", agregaron.

Los resultados indicaron que la emisión de axiones puede disminuir significativamente el tiempo de la combustión central de helio.

La alta tasa de las observaciones recientes de cúmulos globulares permite contrastar los resultados de las simulaciones numéricas realizadas en este trabajo con los datos.

Según los investigadores de la universidad española, la producción de axiones depende del constante acoplamiento axión-fotón que caracteriza la interacción entre el axión y los fotones. "Hemos obtenido un límite máximo para esta constante, que es el más restrictivo de los hallados hasta la fecha", señalaron.

Los autores del trabajo apuntan que la precisión en la determinación de la constante de acoplamiento por el método utilizado "depende críticamente de la precisión con que se pueda estimar el contenido de helio inicial de las estrellas del cúmulo globular".


Cred. Actualidad.rt

lunes, 2 de junio de 2014

Conociendo el gigante Jupiter.



Para los romanos , su dios principal, el padre de los dioses y también de los hombres, el equivalente a Zeus en la mitología Griega, hijo de Saturno, venerado como Iuppiter optimus Maximus " Júpiter, el mejor y mas grande".

Para nosotros un coloso planeta gigante gaseoso, ubicado en nuestro sistema solar. Es el mas grande y el primer planeta gaseoso tomando de referencia nuestro sol, su volumen es tan grande que podría contener 1.317 veces nuestro planeta, esta rodeado por cerca de 67 satélites siendo los mas grandes Ío, Europa, Calisto y El gigante Ganimedes, satélite mas grande que el planeta Mercurio de hecho junto a estos satélites Júpiter forma un pequeño sistema solar interior, estos que fueron descubiertos por Galileo Galilei en el año 1610.

De su atmosfera podríamos decir que no presenta una muy clara diferencia con su interior, , esta se compone mayoritariamente por Hidrogeno en un 87%y Helio e n un 13 %, además de contener Metano, vapor de agua, Amoniaco, y Sulfuro de hidrógeno.

Este planeta debido a su gran gravedad interior sirve como una verdadera aspiradora que atrapa a los objetos que van entrando a la zona interior del sistema solar, su calor interno, es mayor del que recibe del sol. Hoy sus satélites cobran mas y mas relevancia a la hora de buscar vida en nuestro sistema solar.

De su interior quizás podríamos destacar su composición de Hidrogeno, Helio y Argón, este último, gas noble que se acumula en su superficie, en su centro, se cree la existencia de un núcleo rocoso formado principalmente por metales helados.

Su dia tiene la menor duración del sistema solar, ya que gira alrededor de su eje en tan solo 10 horas. Si nos posaramos sobre este gigante a observar nbuestro sol, este lo veriamos como un tenue faro, situado a cerca de 700 millones de kilometros. Es tanta esta distancia que Jupiter tarda cerca de 12 años en dar una vuelta en torno al sol.

 
De acuerdo a los antecedentes entregados por las sondas voyager, este planeta es único, en su superficie, torbellinos de gas giran en franjas y en sentido contrario, la mayor es su gran mancha roja, una tormenta del tamaño de 3 veces nuestro planeta y que lleva varios siglos, pero que de acuerdo a las últimas informaciones, esta reduciendo su tamaño,

Nave Galileo.-

En el año 1995 y despues de 6 años de viaje, la nave Galileo se acerca a Jupiter y allí, libera una sonda para que se sumerja en la superficie de este gigante gaseoso, una misión suicida y claramente sin retorno, que nos entrego mucha información sobre el interior, de allí se pudo comprobar que sus nubes son muy espesas, el viento sopla a mas de 500 kms. x hora, su temperatura es estremadament elevada, yan que como dijimos anteriormente este planeta genera mas calor en su ointerior que el que recibe del sol.


lunes, 5 de mayo de 2014

Galaxia Segue 1; una fósil vecina durmiente que nos puede revelar los secretos del Universo.

Segue 1
 
Es, a todas luces, una galaxia fantasma. En ella hace mucho tiempo que no nacen nuevas estrellas, y las pocas que hay proceden de la primera hornada de producción estelar, muy cerca de los tiempos lejanos del Big Bang. Segue 1 es un ejemplar galáctico único, un auténtico fósil viviente en el que la evolución clásica de las demás galaxias nunca llegó a producirse. Por eso, se trata de una valiosísima "foto" de un Universo antiguo y primitivo. Una foto que contiene una gran cantidad de secretos.
Segue 1 duerme a 75.000 años luz de nosotros, lo que equivale al vecindario de la Vía Láctea, y suma toda una colección de propiedades extrañas: Es muy poco brillante, de hecho la galaxia más débil jamás detectada por el hombre; Es pequeña, ya que apenas si contiene un millar de estrellas; y tiene una composición química de lo más peculiar, casi carente por completo de elementos metálicos.
Ahora, un grupo de investigadores del Massachussetts Institute of Technology (MIT), la Universidad de California y la Carnegie Institution of Science, ha conseguido analizar en profundidad esa inusual composición y ha descubierto nuevas pistas sobre cómo evolucionaron las galaxias en las primeras etapas del Universo. O, en este caso, sobre la sorprendente falta de evolución de Segue 1. A esta galaxia dedica un amplio estudio esta semana la revista Astrophysical Journal.
Normalmente, las estrellas se forman a partir de nubes de gas que se calientan a medida que su propia gravedad las comprime, brillan durante algunos miles de millones de años y terminan, a menudo, en una enorme explosión en forma de supernova, dispersando al espacio la mayor parte de los elementos químicos que han ido forjando en sus hornos nucleares y que serán la base de la siguiente generación de estrellas.

Pero no es éste el caso de Segue 1. En contra de lo que hacen otras galaxias, y según muestran los análisis llevados a cabo, en Siegue 1 el proceso de formación estelar se detuvo por completo en lo que normalmente sería una fase temprana del desarrollo de la galaxia.
"Químicamente es muy primitiva -afirma Anna Frebel, del MIT y autora principal del estudio-. Y eso indica que la la galaxia nunca fabricó muchas estrellas al principio. Es realmente débil. Esta galaxia intentó hacerse grande, pero fracasó".
Pero precisamente gracias a ese fracaso, Segue 1 contiene información muy valiosa sobre las condiciones que reinaban en el Universo muy poco tiempo después del Big Bang. "Nos dice cómo empezaron a formarse las galaxias -explica Frebel-. Esta galaxia añade, realmente, otra dimensión a la arqueología estelar, disciplina en la que miramos atrás en el tiempo para estudiar la era de las primeras estrellas y galaxias".

Falta de gas

El análisis de esta "galaxia fósil" se realizó a partir de datos obtenidos de los telescopios Magallanes, en Chile, así como del Keck Observatory, en Hawai. Los investigadores centraron su atención en seis gigantes rojas de esa galaxia, las más brillantes de Segue 1, y lograron determinar la lista de elementos que las componían.
Lo primero que llamó la atención de los científicos fue el escaso metal presente en las estrellas estudiadas. De hecho, todos los elementos que en Segue 1 son más pesados que el helio parecen derivarse de una única explosión de supernova, o quizá de unas pocas, ocurrida relativamente pronto después de la formación de la galaxia. Después de eso, Segue 1 se "apagó" en el sentido evolutivo de la palabra, ya que perdió su reserva de gas tras estas explosiones y dejó de fabricar nuevas estrellas.
"Sencillamente -explica Frebel- no tenía suficiente gas, y no pudo recolectar el gas necesario para hacerse más grande y fabricar más estrellas y, como consecuencia, fabricar más elementos pesados". De hecho, una galaxia mediocre contiene, en este estadio evolutivo, cerca de un millón de estrellas. Segue 1 apenas si contiene mil.
Los astrónomos se dieron cuenta de que el "maquillaje químico" de esta malograda galaxia era completamente diferente al de otras pequeñas galaxias analizadas hasta ahora. De hecho, la falta de más material para formar estrellas paralizó toda actividad y la galaxia se "congeló" en el estado que podemos ver aún en la actualidad.
"Es muy diferente de las demás galaxias enanas, que muestran una evolución química completa -afirma Frebel-. Las demás son solo mini galaxias, pero Segue 1 se malogró. No pudo seguir evolucionando y, sencillamente, está ahí".
Según la mayoría de los modelos astronómicos, las galaxias enanas son los "ladrillos" a partir de los que se forman las galaxias más grandes, como la Vía Láctea. El análisis de Segue 1 arrojará nueva luz sobre la naturaleza de estos "ladrillos" y la forma en que evolucionaron.
"Necesitamos encontrar más galaxias como ésta -afirma Frebel-. Si nunca encontramos otra igual, querrá decir que es raro que las galaxias fallen en su evolución, algo que ahora mismo no podemos saber porque Segue 1 es la primera de su especie".

viernes, 25 de abril de 2014

Dos agujeros negros destrozan una estrella



La Agencia Espacial Europea ha avistado la muerte de una estrella 'a manos' de dos agujeros negros binarios, informa 'The Astrophysical Journal'.
Un grupo científico internacional de China, Alemania y EE.UU. descubrió un par vinculado de dos agujeros negros supermasivos en una galaxia que está a 2.000 millones de años luz de nuestro planeta. Lo detectó la sonda XMM-Newton de la Agencia Espacial Europea cuando los dos cuerpos destrozaron una estrella, informa Astronews.ru
'The Astrophysical Journal' informa de que hay muy pocos ejemplos de agujeros negros binarios y suelen encontrarse en galaxias activas donde las mutaciones constantes de gas se acercan al final. El gas que se destruye se calienta tanto que brilla en muchas longitudes de onda, lo que hace el centro de la galaxia superbrillante.

Dado que es la primera vez que el sistema de agujeros negros binarios se encuentra en una galaxia inactiva, este es un descubrimiento muy importante para la ciencia. El hecho de que un agujero se fusione con otro abre nuevos horizontes para los científicos en el estudio de la evolución de las galaxias en sus formas y tamaños actuales, informa infuture.ru.

Pero la búsqueda de agujeros negros binarios se complica por la ausencia de nubes de gas en galaxias en reposo que puedan alimentar los agujeros, de manera que las galaxias son muy oscuras. Sin embargo, los científicos esperan descubrir a tiempo el fin de una estrella 'a manos' de dos agujeros negros para estudiar la actividad producida.
 
Cred. Rt.

jueves, 27 de marzo de 2014

Encuentran asteroide con anillos como saturno



Dicho de paso, no solo Saturno tiene anillos, hoy sabemos que los cuatro planetas exteriores de nuestro sistema poseen anillos, aunque los mas vistosos ciertamente son los de Saturno, pero no se pensaba que esta característica pudiese ser también compartida por oro tipo de cuerpos menores, como en este caso un asteroide.

Se trata de Cariclo, uno de los astros más grandes del  cinturón de asteroides que se encuentra entre las órbitas de Marte y Júpiter. Los asteroides de este cinturón se conocen también como 'centauros'. Observando los centauros los investigadores descubrieron que Cariclo posee dos anillos de 3 y 7 kilómetros de espesor.

"Ni siquiera tratamos de buscar anillos alrededor de asteroides, porque nunca los habíamos hallado cerca de objetos tan pequeños. Solo observamos Cariclo durante cinco segundos, pero logramos sacar magníficas fotos de los anillos. Están separados uno de otro, consisten en partículas de hielo y rocas y la distancia entre ellos es de 9 kilómetros", dijo Uffe Jørgensen, de la Universidad de Copenhague, coautor del estudio publicado en la revista 'Nature'. 

"Todo el sistema de Cariclo cabría 12 veces en la División de Cassini (la división más grande entre los anillos de Saturno)", comentó Felipe Braga-Ribas, del Observatorio Nacional de Brasil, quien encabezó el estudio.

Por el momento los astrónomos desconocen el origen de los anillos, pero creen que podrían haberse formado tras una colisión con otro objeto.

Descubren nuevo planeta en nuestro sistema solar.-


Quizás encontrar un nuevo planeta enano en esas partes tan lejanas del sistema solar no sería una cosa tan novedosa, pero lo que hace mas interesante esta noticia es que el comportamiento de este hace conjeturar la existencia de otro planeta mucho mas grande, de casi 10 veces el tamaño del nuestro.

Estudiando la frontera lejana del sistema solar, conocida como Nube de Oort, los astrónomos Scott Sheppard y Chad Trujillo descubrieron un objeto que bautizaron con el nombre de '2012 VP 113'.

El objeto es un planeta enano (no mide más de 450 kilómetros de diámetro) situado a 12.000 millones de kilómetros del Sol, es decir, 80 veces más lejos del astro que la Tierra. Para orbitar alrededor del Sol el planeta necesita unos 4.000 años, estiman los investigadores.

Antes de este descubrimiento se consideraba que el planeta enano más lejano era Sedna, descubierto hace una década también por Sheppard y Trujillo. Tanto Sedna como el nuevo planeta se ubican en la Nube de Oort, la frontera del sistema solar, que se cree que contiene numerosos objetos pero nunca ha sido observada directamente debido a su lejanía.

Los científicos apodaron su nuevo hallazgo 'Biden', en referencia al presidente estadounidense Joe Biden, pues en inglés las letras VP son las siglas de la palabra 'vicepresidente'. 

La distancia récord de 'Biden' impresiona, pero no es lo único que llama la atención de este planeta. Las peculiaridades de su órbita permiten suponer la influencia gravitacional de otro cuerpo celeste de gran tamaño que todavía no hemos conocido. Podría ser varias veces mayor que la Tierra, una especie de Supertierra, suponen los científicos.  

 "La búsqueda de objetos distantes en el interior de la Nube de Oort más allá de Sedna y 2012 VP113 debe continuar, ya que nos pueden decir mucho acerca de cómo se formó y evolucionó nuestro sistema solar", afirma Scott Sheppard.

"Algunos de estos cuerpos de la Nube de Oort podrían rivalizar en tamaño con Marte o incluso con la Tierra. Esto se debe a que muchos de los objetos de la Nube de Oort interior son tan distantes que incluso los grandes serían demasiado débiles para ser detectados con la tecnología actual", dice

lunes, 24 de marzo de 2014

Mercurio ha encogido hasta siete kilómetros



Investigadores de Estados Unidos han descubierto que el radio de Mercurio ha disminuido hasta 7 km durante los últimos 4 mil millones de años. Según el estudio, que publica Nature Geoscience, esta reducción se debe al enfriamiento y contracción del planeta, que, a su vez, origina la aparición de fallas y crestas alomadas en su corteza.

“Mercurio pierde calor hacia el espacio. Este enfriamiento de su núcleo líquido provoca la reducción de su volumen, al igual que es más fácil sacar un anillo de un dedo frío que de uno caliente” aclara a Sinc Paul K. Byrne, principal autor del estudio y científico en la Carnegie Institution of Science.

 “Como la superficie de este planeta no está dividida en placas tectónicas como en la Tierra, la única manera de responder a este enfriamiento es empujar partes de su corteza hacia arriba”, añade Byrne.

Hasta ahora los científicos se habían basado en las observaciones que realizó en 1975 la misión espacial Mariner 10. En esa ocasión, la sonda fotografió el 45% de la superficie de Mercurio y determinó su origen volcánico. Además, por su relieve, se confirmó por primera vez que el radio del planeta había disminuido en los últimos millones de años.

Cred. Astrofisica y física.com

Fotografía de un desfiladero marciano recién formado



 “En la foto se aprecia como una materia bajó desde el nicho del desfiladero, cambió su trayectoria, destruyó la chorrera antigua y erosionó una nueva”, comentan los expertos de la NASA.

Los expertos dicen que este tipo de actividad ocurre habitualmente en el invierno. Se afirma que la causa de la aparición del desfiladero es el frío del ácido carbónico. Las cañadas y los desfiladeros son habituales en el paisaje de esta parte del planeta, añaden en la NASA.

La sonda Mars Reconnaissance Orbiter entró en la órbita de Marte el 10 de marzo de 2006, momento a partir del cual la nave, que costó 720 millones de dólares, ha orbitado a una altura de entre 150 y 200 kilómetros sobre la superficie del Planeta Rojo. Su objetivo pasa por estudiar la topografía de lugares de aterrizaje adecuados para futuras misiones, así como por encontrar evidencias que demuestren que alguna vez hubo allí agua.

La cámara HiRISE (High-Resolution Imaging Science Experiment, o Experimento Científico de Imágenes de Alta Resolución) está montada a bordo de la nave y ha obtenido más de 29.000 imágenes de gran resolución, gracias a las cuales se pueden apreciar los detalles de un 1,8% de la superficie de Marte.

NASA permite explorar la Vía Láctea sin salir de casa



Utilizando los datos de del proyecto Galactic Legacy Mid-Plane Survey Extraordinaire (GLIMPSE) y los dos millones de instantáneas infrarrojas tomadas durante los últimos 10 años por el mencionado telescopio, los astrónomos han creado un mosaico de 20 gigapíxeles para la plataforma de visualización de Microsoft WorldWide Telescope. 

Según los expertos de la NASA, es el mapa más grande, detallado y preciso de la galaxia Vía Láctea, que captura el 3% del total de la galaxia, centrándose en las zonas más próximas alrededor de la Tierra.

“Si alguien quisiera imprimir este mosaico gigante, se necesitaría un papel tan grande como un estadio”, comenta Robert Hurt, del Centro Científico Spitzer de la NASA.

El mosaico muestra en color rojo áreas de formación de estrellas y en azul la luz de las propias estrellas.

En la NASA se cree que este mosaico permitirá a los científicos construir un modelo más global sobre las estrellas y sobre la formación de estrellas en la galaxia.

Hace algunos días la NASA ya presentó un mosaico interactivo y en línea del polo norte de la Luna.

El Telescopio Espacial Spitzer es un observatorio espacial infrarrojo lanzado en 2003, que estudia nuestro sistema solar.

Crd. actualidad.rt

martes, 11 de marzo de 2014

La NASA no encuentra pruebas del hipotético planeta X.-



La NASA utilizó el Explorador Infrarrojo de Campo Amplio (WISE, por sus siglas en inglés) para buscar una gran cantidad de objetos celestiales, pero no ha encontrado evidencia de que el hipotético planeta X exista, según un informe de la agencia.

Los astrónomos han especulado con la existencia del objeto, también conocido como 'Némesis', 'Tyche' o 'Nibiru', durante décadas. Según las teorías más extendidas, se trata de un objeto de gran tamaño, similar a Saturno y ubicado al margen del cinturón de Kuiper, una región del sistema solar que se encuentra más allá de la órbita de Plutón. 

Sin embargo, el recién estudio de la NASA no encontró ningún objeto del tamaño de Saturno o mayor una distancia de 10.000 unidades astronómicas (UA). Una UA equivale a 149,6  millones de kilómetros, lo cual constituye la distancia media entre la Tierra y el Sol. Para comparar, Plutón está a 40 unidades astronómicas del Sol.

El responsable del estudio, Kevin Luhman, declaró que "el sistema solar exterior probablemente no contiene un gran planeta gigante de gas ni una pequeña estrella compañera". 

No obstante, la búsqueda emprendida por la agencia permitió detectar la existencia de miles de nuevos objetos celestes como estrellas y cuerpos fríos conocidos como estrellas enanas marrones.

Río de plasma protege la Tierra de las tormentas solares



El campo magnético de la Tierra protege la vida en su superficie de los efectos de las erupciones solares
Los últimos cálculos de los científicos han demostrado que el comportamiento de la plasmasfera que rodea la Tierra también influye en la intensidad de la interacción entre las líneas de fuerza del campo magnético de la Tierra y el viento solar. Resultó que cuando el impacto del viento solar en la magnetosfera se hace fuerte, una parte del plasma frío que rodea la Tierra se mueve hacia al límite de la magnetosfera más cercana al Sol. Esto aumenta la masa de la materia en la zona que interactúa con el viento solar, haciendo que la reconexión de las líneas magnéticas se convierta en menos activa.

John Foster del Observatorio Haystack del Instituto Tecnológico de Massachusetts (EE.UU.) y sus colegas analizaron las señales GPS de satélites que están distorsionadas por la influencia de las tormentas magnéticas y los datos de los satélites que estudian el comportamiento de las auroras boreales. Debido a esto fueron capaces de registrar el flujo de plasma frío durante la tormenta solar moderada en enero del 2013.

"El campo magnético de la Tierra protege la vida en su superficie de los efectos de las erupciones solares. La reconexión tira una parte de este escudo magnético y transmite la energía hacia el interior, produciendo fuertes tormentas (magnéticas). El plasma fluye en el espacio y ralentiza el proceso de reconexión, por lo que la influencia del Sol sobre la Tierra no resulta tan devastadora", explica Foster